981-97-28-78

Rúa Pintor Xenaro Carrero, 33, 1ºB, NOIA. Cp:15200
info@aureabreaclinicapsicologica.com
Centro Sanitario: C-15-003126

Los 10 aspectos básicos de la educación

Educar a un niño/a es la tarea más difícil y compleja que vas a hacer en toda tu vida. Es curioso que a lo largo de nuestras vidas se nos forme en multitud de cosas: matemáticas, literatura, cocina, en conducir vehículos, en como desempañar un trabajo, etc.  Pero justamente, brilla por su ausencia, la formación en la tarea más delicada y relevante que van a afrontar muchas personas: ser madre o padre.

 

Hay diez  aspectos básicos que es imprescindible tener presente a la hora de educar a un hijo/a:

 

  1. Demuéstrale amor incondicional. Tu hijo/a debe saber que lo vas a querer siempre, pase lo que pase, haga lo que haga. Nunca pongas tu cariño como condición: si haces eso no te voy a querer o si haces lo otro te voy a querer más.

 

  1. Sé un ejemplo para él. Si quieres que tu hijo/a sea tolerante y educado no insultes a otras personas delante de él, si quieres que no fume y que lea libros aplícate en estas tareas, si quieres que sea una persona segura de sí misma no critiques tu aspecto físico delante de él. Es mucho más importante lo que haces que lo que dices.

 

  1. Enséñale a identificar sus emociones. Explícale, por ejemplo, que siente rabia, que es eso lo que lo está provocando y que es algo normal, que a ti también te pasa a veces.

 

  1. No lo etiquetes. Nunca le digas que es malo o vago o mal estudiante, indícale lo que hizo mal y como mejorarlo.

 

  1. Ponle límites y normas.

 

  1. Fomenta que adquiera responsabilidades progresivamente.

 

  1. No le sobreprotejas y controles en exceso, deja que cometa sus propios errores.

 

  1. No dejes que un acto inapropiado se quede sin consecuencia. Si vas a castigarlo busca castigos acordes a su edad y a la gravedad de los hechos y no uses el castigo físico, es muy mal ejemplo y demuestra tu falta de control sobre la situación.

 

  1. Padre y madre deben estar de acuerdo y nunca desacreditarse el uno al otro delante de sus hijos.

 

  1. Recuerda: tu hijo no te pertenece, es una persona individual con sus propios gustos, sus propias ideas y metas. Debes respetarle tal y como es.

 

Por último decirte  que no debes permitir que nadie te haga sentir mal por tu labor como madre o padre, seguro que lo haces todo lo mejor posible.

Post Tagged with , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + diecisiete =